¿Es Colombia un Estado Canalla?

Noam Chomsky generó un caos en el mundo político en 1991 al presentar “Miedo a la democracia”. Su lectura llevó a un descubrimiento impactante por lo inesperado, aunque controversial por la excelencia con la que está sustentado. El lingüista construyó con cada párrafo un poderoso argumento, posibilitando sustentar una tesis alucinante y opuesta a la creencia más generalizada, pero cuya concatenada exposición obliga al lector a concordar con los alegatos finales del autor: Estados Unidos, sentenció él, aborrece el sistema político que busca expandir por el mundo entero. Ama el prestigio por él otorgado, por supuesto; la legitimidad frente a las naciones ofrecida al promoverlo, indudable; la posición de superioridad otorgada con respecto a otras sociedades imposibilitadas a organizarse bajo sus formas, indubitable esto. Pero no soporta de él su característica primordial: la entrega del poder.

Su análisis se ciñe con agudeza a estudiar el gobierno del presidente republicano e ídolo del conservadurismo estadounidense: el señor Ronald Reagan. Su conclusión de su mandato es tajante: “durante ocho años, el gobierno de los Estados Unidos funcionó virtualmente sin un primer ejecutivo”. Su opinión sobre el quehacer del actor convertido en líder político fue aún más controversial: “el deber de Reagan era sonreír, leer los textos del teleapuntador con voz agradable, contar unos cuantos chistes y mantener el auditorio oportunamente confuso”. Para el académico, Reagan “parecía disfrutar de la experiencia” de ser presidente, a pesar de los horrores ocurridos durante su mandato. Pero, “en realidad, no es asunto suyo si los jefes dejan montones de cuerpos mutilados en los vertederos de los escuadrones de la muerte en El Salvador o cientos de miles de personas sin hogar en las calles”.

Noam Chomsky
Noam Chomsky
Sigue leyendo

¿Por qué estallan crisis económicas en países con altas tasas de crecimiento?

Jack Ma, célebre fundador de Alibaba, durante un encuentro en Davos del Foro Económico Mundial, trazaba con sus palabras el camino a recorrer China en el futuro. Acorde a su creencia, se puede entender el desafío con una metáfora: un país tiene el mismo ciclo de crecimiento que el ser humano: cuando es joven necesita expandirse físicamente, incrementar estatura, complexión, su exterior; pero al llegar la adultez, debe crecer en su interior, intelectual y espiritualmente. A un grupo de resabiados empresarios, académicos y científicos sociales, el afamado emprendedor les explicaba, como si se tratara de unos infantes, una de las discusiones más olvidadas, y aún así más importantes, en la ciencia económica moderna: la diferencia entre crecimiento económico y, desarrollo económico.

Recordar la disyuntiva es de vital importancia, más en un mundo enfrentado a la reconstrucción de su sociedad global, posterior a los sucesos del Covid-19. Es válido el uso de algunas figuras con tal de entender la dicotomía planteada: una propia de esta coyuntura indicaría que el crecimiento económico creó la actual pandemia, mientras el desarrollo económico la hubiera evitado; hay otra, más gráfica, indicando que el crecimiento tiene su índice predilecto en el Producto Interno Bruto; mientras que el desarrollo, aunque oficialmente no ha escogido su insignia más representativa, el Índice de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas parece ser su preferida.

Jack Ma
Jack Ma. Foto CNBC
Sigue leyendo