¿Por qué todos estamos peligrosamente endeudados?

La historia es siempre en donde se encuentran las explicaciones a las grandes dudas. El contexto hace comprensible todo. Es por eso que ella es la madre de las ciencias sociales. Y algo tan aberrante, como son las tasas de endeudamiento de la población en general hoy, no es un hecho baladí y si uno merecedor de un análisis histórico. Para los científicos sociales, lo único relevante de estudio el promedio, las tendencias generales, los patrones de comportamiento común. El hecho de que una gran mayoría de la población se halle endeudada, explaya que hay elementos macro que deben explicar su porqué y que las respuestas encontradas en el comportamiento micro son insuficientes. Se puede explicar de otra forma: no es culpa, en términos generales, de cada individuo su aberrante situación crediticia y, sí, por oposición, se debe indagar las respuestas en el modelo de sociedad.

En los años siguientes a 1945, la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (U.R.S.S.) estaba en la cima: el nulo impacto recibido por la Gran Depresión y su triunfo militar frente a las fuerzas del nazismo lo elevaban entre las diferentes naciones como una valiosa y envidiable. La Conferencia de Postdam (la última de las “Conferencia entre Los Tres Grandes”), a efectuarse con los Estados Unidos, Inglaterra y la propia U.R.S.S., escenificaba su posición de privilegio en el concierto mundial. El impacto geopolítico y, sobre todo, económico de tal realidad no era diminuto: las sociedades occidentales temían la expansión de los valores comunistas en su propio territorio, porque como lo referenció Eric Hobsbawm en su “Historia del Siglo XX”, el comunismo cobijaba a 1/3 de la población mundial.

Iósif Stalin, Franklin Delano Roosevelt y Winston Churchill
Sigue leyendo

¿Y si tenemos el próximo año tres salarios mínimos?

Se podría, pero de nuevo, habría que cambiar la percepción y los conceptos usados en el debate público y hacer uso de unos menos politizados. En la discusión por establecer un ingreso mínimo a los trabajadores, los sectores empresariales (con notorias excepciones) consideran el salario mínimo como un costo laboral. Cierto es su condición; pero también lo es la insuficiencia habida en llamarlo así. Los sindicatos se refieren a ese umbral más bajo de pago a los trabajadores como la calidad de vida de los empleados y la demanda agregada de la nación. Igual de acertado como inexacto. El salario mínimo es el elemento que define a una sociedad, a más alto es más civilizada, pero a más bajo, es una espiral decreciente hacia el esclavismo.

La ambiciosa propuesta sindical de un aumento del salario mínimo en un 14% es tan necesaria como irreal, para muchos espacios del aparato económico nacional. Y aún así, la salida de la pandemia debe ser recibida con una fuerte demanda que incentive la generación de ventas, creación de empleos, más utilidades y mayor recaudo impositivo. En términos exactos, un incremento en la velocidad del dinero. De ahí se desprende que, siendo una necesidad un crecimiento tal de la capacidad adquisitiva de los trabajadores, se está obligado a hacer el esfuerzo para que una subida del 14% sea impuesta a aquellos sectores en capacidad de asumirla, mientras los que no, mantengan un alza salarial más pequeña.

La necesidad y la pandemia. Foto tomada de El Espectador.
Sigue leyendo

¿Por qué los que más tienen deben pagar más impuestos?

No es una cuestión de justicia social o moralidad. Es simple economía… y lógica. Lo trágico: ellos, los poseedores de grandes capitales, son conocedores de esa relación de causalidad. Lo patético: la clase media y los más necesitados, los principales beneficiados de darse un cambio en las medidas referidas al pago de impuestos en las sociedades, son los opositores más vociferantes a la existencia de una tributación progresiva.

Hay hechos, conceptos, preceptos que se entienden mejor a través de anécdotas y este, la aplicación de un sistema de tributación impositiva equitativo, es indudablemente uno con esa condición. Y la historia emblemática que desvela esta realidad tiene como protagonista a nadie diferente que a Jeff Bezos, absoluto mandamás de Amazon, figura transformada por medios masivos como un nuevo dios del capitalismo moderno.

Jeff Bezos CEO de Amazon.
Sigue leyendo

¿Ha muerto la democracia en el mundo?

Las calles colapsaron. Los gritos de desespero se escucharon. Los íconos modernos se derrumbaron. Pero nada, realmente nada se había trastocado. Santiago de Chile, París, Bogotá, un fantasma recorría portentoso por sus principales avenidas, desafiante a las estructuras del poder, el que incómodo en sus torres de marfil mantenía la tranquilidad y la calma. Sus poseedores, en gran parte, sabían el futuro: ellos, tenían la partida ganada de antemano.

Martin Gilens de la Universidad de Princeton y Benjamin Page de la Universidad de Northwestern han dado una respuesta al porqué de la imposibilidad de generar cambios a través del proceso político moderno, al menos en los Estados Unidos. Las conclusiones alcanzadas por su estudio, uno bastante controversial, son tajantes y preocupantes: el proceso político, el debate, redacción y aplicación de leyes, solo toma en cuenta los deseos de los más pudientes, los donantes de los grandes partidos, sin tener el más mínimo interés en lo que la clase media y pobre piense o sienta. En una palabra: los Estados Unidos de América hoy son como organización política una oligarquía. Michael Moore en su inquietante “Capitalism A Love Story” lo comprobó: se hace presentación en el filme de un documento de Goldman Sachs del que se leía sin dar a lugar a engaños y con tristeza cómo para el banco su nación se había transformado en una plutocracia, ergo, todos los funcionarios del conglomerado financiero debían interesarse de manera exclusiva por las necesidades de sus clientes más pudientes. El resto de la ciudadanía, simplemente no deberían existir para ellos.

Hillary Clinton con Lloyd Blankfein, en ese momento Gerente General de Goldman Sachs, en el “Clinton Global Initiative’s 10th Annual Meeting” en 2014. Foto de JEMAL COUNTESS. Vanity Fair.
Sigue leyendo

¿Por qué hizo el dólar a Estados Unidos la potencia más grande?

Eric Hobsbawm, prestigioso historiador británico, denominó al período de tiempo en el que sucedieron las dos Guerras Mundiales como la “era de las catástrofes”. Siendo el momento uno que “marcó el derrumbe de la civilización del siglo XIX”, el título es perfectamente descriptivo de aquellos años. Urgidos por evitar la repetición de tan horroroso escenario, los países “triunfantes” de ese intervalo histórico se enfrascaron en el diseño de una institucionalidad para la promoción del comercio, el desarrollo económico de las naciones y las buenas relaciones entre ellas.

Del encuentro, efectuado en Bretton Woods, Estados Unidos, en 1944, emergieron organizaciones como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el GATT, a posteriori conocido como la Organización Mundial del Comercio. La intención con su fundación era evitar repetir el desastre desatado por el país que servía de anfitrión, quien en 1930 promulgó la Smoot-Hawley Tariff Act, ley protectora de 20 mil de sus productos vía aranceles, cerrando las fronteras para sus competidores extranjeros, desatando con el acto legislativo una guerra comercial que prolongó la Gran Depresión y allanó el camino hacia la Segunda Guerra Mundial.

John Maynard Keynes en Bretton Woods.
Sigue leyendo

¿Por qué el mundo no le teme más al comunismo?

“El éxito económico del siglo XXI es la China; y el éxito económico del siglo XX fue la Unión Soviética“. La frase fue dicha en medio de una conferencia. Su autor es un hombre con unos honores absolutamente incontestables: Yale, Harvard y Stanford son las universidades donde consiguió sus títulos de pregrado, maestría y doctorado, en distintas ramas de la economía, incluida la de historiador del área. Richard D. Wolff es su nombre y los títulos de sus libros, “Understanding Marxism” (Comprendiendo el Marxismo) y “Understanding Socialism” (Comprendiendo el Socialismo), además de dicientes, son parte esencial de una vida académica con profundo impacto en sus compatriotas, una carrera que, sin miedo a equivocarse, se puede argumentar está cambiando por completo la historia de ese país.

Los días aciagos posteriores a la crisis de 2007 en los Estados Unidos y Europa produjeron un renacimiento del interés por las ideas de Karl Marx. “Los jóvenes se acercan (al ideario marxista) de forma abierta, desprejuiciada, con curiosidad”, comentaba para su entrevista en el canal Deutsche Welle (DW) la directora del museo Karl-Marx-Haus, Beatrix Bouvier, en Alemania, en 2007. La intriga llevaría a lo impensable: en 2015, Penguin Random House declaraba que un lanzamiento especial de una colección de bolsillo con varias obras clásicas había sido un éxito absoluto e impredecible, siendo el principal responsable de sus notorias ventas “El Manifiesto Comunista” de Friedrich Engels y Karl Marx. Pero, tal vez, el hecho más poderoso y capaz de explicar lo que ha sido el renacimiento del histórico autor sea la conversión de figura marginal a estrella mediática y académica en los Estados Unidos de un profesor como Richard Wolff, quien sin miedo a represalias alguna se declara a sí mismo como “marxista”. Hasta FOX News ha ido él a ser entrevistado.

Sigue leyendo

¿Por qué estallan crisis económicas en países con altas tasas de crecimiento?

Jack Ma, célebre fundador de Alibaba, durante un encuentro en Davos del Foro Económico Mundial, trazaba con sus palabras el camino a recorrer China en el futuro. Acorde a su creencia, se puede entender el desafío con una metáfora: un país tiene el mismo ciclo de crecimiento que el ser humano: cuando es joven necesita expandirse físicamente, incrementar estatura, complexión, su exterior; pero al llegar la adultez, debe crecer en su interior, intelectual y espiritualmente. A un grupo de resabiados empresarios, académicos y científicos sociales, el afamado emprendedor les explicaba, como si se tratara de unos infantes, una de las discusiones más olvidadas, y aún así más importantes, en la ciencia económica moderna: la diferencia entre crecimiento económico y, desarrollo económico.

Recordar la disyuntiva es de vital importancia, más en un mundo enfrentado a la reconstrucción de su sociedad global, posterior a los sucesos del Covid-19. Es válido el uso de algunas figuras con tal de entender la dicotomía planteada: una propia de esta coyuntura indicaría que el crecimiento económico creó la actual pandemia, mientras el desarrollo económico la hubiera evitado; hay otra, más gráfica, indicando que el crecimiento tiene su índice predilecto en el Producto Interno Bruto; mientras que el desarrollo, aunque oficialmente no ha escogido su insignia más representativa, el Índice de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas parece ser su preferida.

Jack Ma
Jack Ma. Foto CNBC
Sigue leyendo

¿Cómo se vuelve la guerra una corporación?

Le urge a Estados Unidos encontrar una nueva misión para sus fuerzas militares. Las razones para ello son complejas y complicadas, pero las muestras son contundentes e incontestables. En el fondo, es la misma y vieja historia de siempre: el negocio. Sea amenazando a Venezuela, moviendo la naval hasta el Mar de China o manteniendo incomprensiblemente sus tropas en Medio Oriente, el triunfador de la Guerra Fría alimenta un monstruo insaciable cuya representación más gráfica es una figura geométrica, y cuyo nombre más reconocido es el “complejo militar industrial”.

Fue Sean McFate, en su libro The Modern Mercenary: Private Armies and What They Mean for World Order, publicado por la Universidad de Oxford, de los primeros valientes en constatar que, las guerras en el mundo son perpetradas por compañías listadas en la Bolsa de Valores de Nueva York, haciendo de la aparición de un conflicto un juego especulativo de sus valores y una poderosa fuente de ingresos, abriendo todo un nuevo campo de análisis a cómo se planean y ejecutan los golpes militares. De haberse perpetrado la invasión a Venezuela, por recrear un escenario hipotético, por parte del gobierno Trump, desatando una guerra por todo Sudamérica, un ávido deseo por las acciones de las empresas contratistas militares se habría despertado, enriqueciendo en un santiamén a un puñado de poderosos empresarios. Evidente; pero es de aclarar que, el simple anuncio, genera similares reacciones en los mercados. La expresión “juegos de guerra” nunca fue tan exacta.

Sean McFate
Sean McFate
Sigue leyendo

¿Cómo acabar el cambio climático y las pandemias?

Gordon Brown, flamante y fluido sobre la tarima, pronunció uno de los más inspiradores y poderosos discursos hasta la fecha hechos en TED, nombrado “Creando una red global para el bien”. Un resumen, breve, pero por poco irrespetuoso, sintetiza la charla como una enfocada en demostrar la enorme velocidad con que hoy las ideas positivas avanzan en la sociedad. Los cambios sociales que se consolidaban tras décadas de disputas, se materializan ahora en meses; y lo que se transformaba tras luchas que demoraban generaciones, se alcanza ahora en años.

La evolución positiva más llamativa, trascendental y heróica de nuestro tiempo está sucediendo en la alimentación, con un crecimiento de las opciones veganas tan inesperado como impredecible. The Economist acertó al declarar hace dos eneros: 2019 será el año de la alimentación basada en plantas. Beyond Meat, la empresa de carnes basada en vegetales más exitosa del mundo, reconocida por su producto ser uno imposible de diferenciar de la carne cadáver, salió al mercado con la oferta pública de venta (OPV) más explosiva de la década (superando a Facebook); y, el lanzamiento de “Game Changers”, el exitoso documental que explora los éxitos alcanzados por los deportistas transformados al veganismo, son muestras de una tendencia creciente y mucho más amplía. Es esto demasiado importante porque, de seguir así, el humano se librará del cambio climático y las pandemias.

Beyond Meat
Beyond Meat
Sigue leyendo

“Narconomics”, de Tom Wainwright, el negocio que se disfrazó de política.

Hay cifras que, en su crudeza, alcanzan a explicar una época entera. En 1998 la ONU declaró su intención de alcanzar “un mundo libre de drogas”; y, una década después, el consumo de cocaína, heroína y mariguana se superaba a sí mismo en un 50% a nivel global. El tamaño del fracaso se hace uno de tipo incomprensible cuando se adiciona que durante ese mismo periodo se ha efectuado una inversión de cerca de un billón de dólares anuales a nivel global enfocados en tener el mundo ideado por la organización que aglomera a los Estados del planeta.

Las cifras expuestas son tomadas del excelente trabajo de investigación de Tom Wainwright, plasmado con claridad en un libro con título en español “Narconomics. Cómo administrar un cártel de drogas”. El subtítulo es uno absolutamente amarillista, al no ser la intención de las páginas escritas convertirse en un manual a seguir por alguien interesado en fundar el próximo gran grupo traficante de drogas ilegales. Es, por el contrario, la verdadera meta deseada explicar cómo es que los principales carteles de droga del mundo han logrado convertirse en perfectas empresas multinacionales aplicando medidas paralelas a las usadas por los grandes emporios económicos de nuestro tiempo, sean Walmart, Disney, Coca Cola…

Penguin Books Australia Tom Wainwright - Penguin Books Australia
Penguin Books Australia Tom Wainwright – Penguin Books Austral

El contexto recuerda a la valiente periodista mexicana Anabel Hernández, quien sacudió el público de su país con el lanzamiento de su escrito “El Traidor”, en el que reveló el diario personal de Vicentillo, uno de los grandes capos de la droga en todo el planeta. En una de las entrevistas de promoción de su obra, Hernández recordó cómo, ella, desde siempre, se rehusó a creer que Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, el “Chapo”, fuera el jefe más importante de uno de los cárteles más poderosos de uno de los negocios más grandes de todo el mundo. En pocas palabras, veía en él a alguien sin las suficientes capacidades para administrar todos los retos contraídos por un emporio, como lo es cualquier organización traficante de cocaína y mariguana de México.

Sigue leyendo